.

Pinchó pero no cortó: River 3 - Estudiantes 2

En un partido que tuvo de todo, River le ganó 3 a 2 a Estudiantes de la Plata y se clasificó a la semifinal de la Copa Sudamericana, donde enfrentará nada más y nada menos que al eterno rival. Un Pincha filoso tuvo a la Banda lista para el knockout, pero el equipo de Gallardo reaccionó y no permitió que le pincharan el globo y cortaran el invicto.

Foto: Diario Uno
Resultado cambiante, polémicas, goles de cabeza, goles por abajo y un gol de penal. El choque entre millonarios y pincharratas tuvo todo lo que tiene que tener un partido entre dos grandes equipos que se encuentran en una instancia definitoria de una copa internacional, más allá de que ambos clubes sean argentinos. En un partido donde se marcaron cinco goles, se pudo salir a flote con un poco de fútbol, bastante eficacia y mucho corazón. River volvió a demostrar que cuando le esconden la galera y el bastón, saca el casco y la maza.

No pasó mucho tiempo para que se sacuda por primera vez el marcador. Apenas a los 40'' del encuentro, River abrió las acciones por medio de un gol de Teo tras una habilitación profunda de Rojas, y parecía que el aluvión de la banda cruzada se le venía encima a los de camiseta rayada. Esto fue así durante los primeros 15 minutos de partido, donde el Más Grande pudo aumentar la ventaja ante Estudiantes pero no logró vulnerar por segunda vez el arco de Navarro.

Con el correr de los minutos, River se fue desdibujando y Estudiantes empezó a ganar terreno en el partido. A lo largo del primer tiempo, los de Pellegrino tuvieron varias chances de empatar pero se encontró con un firme Barovero. La última línea del Millonario tuvo muchas falencias a la hora de marcar y estuvo desatenta a Vera, Carrillo y Correa, que siempre se mostraron movedizos e inquietaron a todos los defensores del equipo local.

Casi sobre el final del primer tiempo, a los 41 minutos, llegó el gol que se veía venir y parecía merecer el conjunto visitante: Centro pasado de Auzqui, conecta Vera de cabeza con una palomita formidable y partido empatado. A causa de errores propios y méritos ajenos, todo River se daba cuenta que el partido no sería tan sencillo como parecía al comienzo. Estudiantes buscaba con más claridad y velocidad y se encontraba en frente con un equipo con muchas dudas para marcar y salir, y que no podía agarrar la pelota en la mitad de la cancha, por donde los volantes y laterales del Pincha transitaban con la pelota casi sin oposición.

Lejos de ajustar los tornillos flojos al comienzo del complemento, River salió a mostrar los mismos problemas que en la etapa inicial, o quizás incluso más. En un par de minutos, el visitante llegó al área con chances claras de gol por lo menos 3 veces, incluido un cabezazo a metros del arco que tapó estupendamente Marcelo Barovero. A los 4 minutos del segundo tiempo, antes de que los de Gallardo pudieran reaccionar, Correa se escapó por la derecha de una defensa mal parada y se ubicó mano a mano con Barovero, para luego gambetearlo hacia afuera y hacer que el arquero le cometa penal. El tiro sería cambiado por gol por Carrillo, y Estudiantes con este 1-2 conseguía llegar a penales.

Parecía ser una noche trágica para la Banda, que se veía superado por el rival en todos los sectores de la cancha. Esto se debió a las imprecisiones individuales y la descoordinación colectiva que forzó el equipo de Estudiantes sobre un equipo que estaba lejos de mostrar su mejor versión. Pero River es River y no hay que darlo por muerto: A los 15 minutos del segundo tiempo, de un córner de Pisculichi como los que nos tiene acostumbrados, llegó el gol de cabeza de Mora, uno de los más bajitos, para poner el 2 a 2 y volver a clasificar parcialmente al Millonario. De ahí, a River le cambió la cara y volvió a mostrar su arrolladora calidad ofensiva.

Pero faltaba más. Apenas dos minutos después del gol del uruguayo, nuevamente de una pelota parada a cargo de Pisculichi, el conjunto de Gallardo volvería a marcar, pero esta vez por el cabezazo de uno de los más altos del plantel, nada menos que Ramiro Funes Mori, que sigue con su sana costumbre de marcar en partidos importantes. De esta manera, Estudiantes debía hacer dos goles para lograr la clasificación.

De ahí en más, el partido se hizo de ida y vuelta, y poco a poco la garra y entrega fue sacándole espacio a la concentración y la finura en ambos equipos, aunque se siguió jugando a un gran nivel. Afortunadamente, River no dejó que Estudiantes volviera a complicarlo en el marcador, y con Funes Mori y Maidana reafirmados en la defensa se cortaron los envíos para Carrillo y Vera, que eran las únicas esperanzas del Pincha para revertir el resultado. El partido, ya sin muchas luces, llegó a su fin y River terminó ganando con un global de 5 a 3.

De esta manera, River dio un paso importantísimo y se ganó el pase a semifinales de la Copa Sudamericana 2014, donde se dará un choque que será histórico: En dicha instancia se enfrentará con Boca, que viene de eliminar a Cerro Porteño. La Maquinita sigue su paso, quizás ya no tan firme a causa de tanto recorrido, pero aún demostrando sed de gloria y hambre de títulos. La ilusión está más renovada que nunca. Cada vez falta menos.

Notas Relacionadas

vsestudiantes 3270355608795205495

¿Quién debería llevar la 10?

Recibí las noticias en tu mail

item