.

El paso del River campeón

En Paladar Millonario te contamos de manera sintetizada el paso de Más Grande desde la primera ronda de la Copa Sudamericana hasta el tan ansiado grito de campeón.


Ese grito contenido por 17 años, tuvo su final y por fin pudo salir de las millones de gargantas riverplantenses, es que River luego de esta larga espera volvió a estar en la cima continental gracias a la mano de Marcelo Gallardo, que les impuso a estos jugadores el adn Millonario y que lograron la Copa Sudamericana por primera vez y la sexta copa  a nivel internacional. 

El camino hacia la gloria tuvo su inicio en Mendoza frente al siempre complicado Godoy Cruz, pero este equipo lo sobre paso con creces y con un global por 3 a 0, con goles de Pezzella y Mora por duplicado en la vuelta, 1 a 0 en Mendoza y 2 a 0 en el Monumental.

En octavos de final se topó con el ya conocido Libertad de Paraguay, de varios choques internacionales con River, todo parecía complicarse cuando en el partido de ida, como visitante, el equipo local aumentaba el marcador en uno y tenían un penal para sumar la diferencia a dos, sin embargo Rodrigo López lo erró, el Millo lo dio vuelta 3 a 1 y lo cerró en el Monumental con un 2 a 0.

Llegaba Estudiantes de La Plata, que había vencido a Peñarol, La Banda remontó el marcador nuevamente,  2 a 1 en la ida y comenzaba ganando 1 a 0 desde el vestuario como local y todo era tranquilidad, sin embargo los dirigidos por Pellegrino con un gol de Jara y otro de Carrillo, de penal, dejaban la seria en empate y con chances de ir a la tanda de los once pasos para definirla, sin embargo apareció el pie de porcelana de Pisculichi y en cinco minutos con tantos de Funes Mori y Mora, ambos de cabeza, lograban el pase a semis. 

10 años después River tenía la chance gloriosa de tomarse revancha de aquella fatídica noche de semifinal de Copa Libertadores en la que Boca, por penales, dejaba al Millo afuera. En la Bombonera los jugadores dieron una muestra de cáracter, no así de fútbol, y con una idea diferente de juego, que se basó en luchas más que jugar, La Banda lograba un empate en cero y todo se definía con 60000 personas a favor. 

En el Vespucio Liberti, Barovero se convirtió en héroe al atajarle un penal a Gigliotti apenas comenzado el encuentro. Vangioni pateó al arco, le salió un pase y Pisculichi con un toque sutil mandó la pelota al rincón de la red y lograba el 1 a 0 que se mantuvo y que provocó que el grito de revancha y de felicidad por dejar afuera al rival de toda la vida se haga realidad. 

Ya el sueño de lograr nuevamente una copa internacional sólo lo separaban 180 minutos y un escollo más que difícil llamado Atlético Nacional, con grandes jugadores como Cardona, Berrio y el arquero Armani. En el Atanasio Giradort de Colombia River, por primera vez en el semestre, se vio más que superado en el primer tiempo, pero por suerte sólo se fue uno a cero a bajo en la primera mitad. Ya en el segundo tiempo, con un lavado de cabeza de Gallardo, los jugadores sacaron a relucir ese amor propio y, fundamentalmente, el fútbol al que nos tenían acostumbrados y llegaron al empate tras un zapato de Pisculichi desde afuera del área.

Con 60000 personas como local y millones alentando desde toda Argentina al Millo nada le podía salir mal y así fue, con tantos de Mercado y Pezzella, de cabeza, River se consagraba nuevamente como mejor del continente, con un Gallardo emocionado hasta el llanto y con los jugadores saltando y cantando que demostraban la euforia y la felicidad por dejar a el Más Grande en lo más alto y remarcando que River volvió a ser River.

Notas Relacionadas

Ultimo 8233256504207203337

¿Quién debería llevar la 10?

Recibí las noticias en tu mail

item