.

Gallardo: "En este club, la Copa Libertadores es el desafío"

Luego de 17 años, River logró consagrarse campeón de un torneo internacional de la mano de Marcelo Gallardo, a partir del próximo semestre el muñeco irá por el máximo objetivo. La Copa Libertadores.

(Foto: Clarín)
Marcelo Gallardo logró ganar la Copa Sudamericana en su corta trayectoria como DT, un torneo que se le negó como jugador en la final del 2003 ante Cienciano, a partir del 2015 se viene un semestre cargado de competencias, pero el mayor objetivo que tiene el muñeco es la Copa Libertadores.

En un mano a mano con Clarín, el DT habló del título conseguido y el próximo desafío:



-¿La Copa Libertadores es una obsesión, un desafío, qué es?



-En este club, la Copa Libertadores es el desafío, porque nos ha sido esquiva muchas veces en la historia, más allá de que se consiguió en dos oportunidades. Entonces cada vez que se juega se genera ese entusiasmo por querer ganarla. Pero muchas veces no se da. Por ejemplo, en 2004 y 2005 River tuvo muy buenos equipos, se llegó a semifinales pero no se nos dio. Es una copa que entusiasma cada vez que se juega y genera una ilusión extraordinaria.

-¿La fase de grupos la ves como una complicación en el tema viajes?

-Siempre te fijás en eso porque los viajes son lo que realmente complica. Y nos tocaron viajes largos. Encima algunos no son directos, entonces perdés horas.Y además tenés que volver y jugar partidos con mucha intensidad en el fútbol argentino. Pero trataremos de armar un plantel competitivo para no sufrir tanto esa cuestión.

-En la última Libertadores que ganó River ponía un equipo de local (ofensivo) y otro afuera. ¿Pensás en eso o tendrán siempre la misma idea?

-No. Creo que los tiempos van cambiando y te tenés que ir renovando. Soy un convencido de que al fútbol se sigue jugando con una sola pelota y que para ganar tenés que tener varias herramientas. No sólo jugar bien, sino mostrar también otras facetas que hay que tener a la hora de jugar partidos decisivos. Un ejemplo fue esta Copa Sudamericana que ganamos, que no va a variar mucho de cómo se juega en la Libertadores. A esta Sudamericana se le dio mucho valor por la calidad de equipos que la jugaron. Y como entrenador esta copa me ha marcado mucho, de acuerdo a cómo ha jugado el equipo y de las virtudes que tuvo, que no solamente tuvieron que ver con jugar bien, sino también porque tuvo un enorme carácter, una fuerte mentalidad y un estado de espíritu muy alto.

-Lograron un título internacional tras 17 años. ¿Vas a buscar ahora que River sea un equipo copero?

-Eso te lo dan los títulos. A River en su historia se le ha hecho esquiva esa cuestión. Pero siempre hay un buen momento para iniciar eso. Y este equipo demostró tener esa característica en partidos decisivos. Ojalá se pueda mantener.

-En la serie con Boca hubo mucho más de eso que de fútbol. Más de personalidad, de coraje...

-Pero también tiene que ver con los momentos. Nosostros veníamos de jugar muchos partidos casi con los mismos jugadores y para esos partidos llegamos con cierta merma física y hasta mental. Entonces si pretendíamos jugar como lo hicimos al principio del campeonato era muy probable que nos quedáramos en el camino. Se entendió que esos encuentros había que jugarlos de otro modo, con algunas otras virtudes. Nos predispusimos a jugarlo de otra manera y así fue.

-¿Qué te pasó por la cabeza cuando Delfino cobró el penal para Boca?

-En lo único que pensé en ese momento fue en Ariel Rojas, en lo penoso que era ese instante para él, a quien considero uno de los jugadores más inteligentes que tengo. Me pregunté si tendría capacidad para salir rápidamente de ese foco negativo que había sido que le cobraran un penal a los 15 segundos.

-¿Alguna vez tuviste miedo de no ganar ni el campeonato ni la Copa?

-No, jamás tuve miedo.

-Te lo preguntamos por el exitismo que hay en el fútbol...

-Yo voy en contra de lo que muchas veces nos quieren hacer creer. Había un entorno que hacía análisis sobre qué iba a pasar si River se quedaba sin nada. Pero yo para lo único que agarraba cosas de eso era para fortalecer a mis jugadores. Que todo lo que decían sirviera para darles fuerza a ellos en cuanto a las ganas de ganar. El desafío era todavía mucho más ambicioso.

-Y el exitismo también busca hacer creer que si ganás servís y si perdés sos un inútil...

-Yo no considero que eso sea así, No me parece muy inteligente en cuanto a lo que yo mido como importante, más allá del resultado. Después me podrán medir a través de la crítica si ganás o perdés, si sos bueno o malo, pero no me desvían de mi pensamiento.

-El haber armado un equipo en cuatro meses y medio, ¿destruyó el mito de que los entrenadores necesitan un período largo para armarlo?

-Hubo incidencia en todo sentido. Los jugadores venían con el alivio de ganar un campeonato después de tiempos difíciles para el club y luego interpretaron una idea, la adoptaron y la hicieron propia. Se potenciaron, se exigieron más. Para jugar así te tenés que exigir, no quedarte en la cómoda. Y eso no pasó. Este grupo de jugadores tiene mucho mérito. Incorporaron cosas para potenciarse y para seguir yendo camino a la gloria.

Notas Relacionadas

Ultimo 2317852416536966083

¿Quién debería llevar la 10?

Recibí las noticias en tu mail

item