.

Hasta Las Manos

Desde el domingo el colega Gustavo Grabia, que trabaja en TyC y en Olé publicó una investigación que posiblemente quede en la nada, pero las escuchas comprometen a ex dirigentes, a jugadores y al cuerpo técnico de River, por eso Paladar Millonario lo comparte completo


Parte 1: 

Se acabó la joda

Passarella, Turnes, otros ex dirigentes, cuatro barras, dos policías y el hermano de la Ministra de Justicia tienen hasta pedido de detención por la reventa de entradas a partir del canje. Es una causa que el fiscal Campagnoli investiga desde hace un año y medio.

El 23/6/12, River se jugaba el ascenso a Primera contra Almirante Brown en el Monumental. Guillermo F., socio y abonado de la San Martín media, fue soñando con dar la vuelta junto a su hijo y su pareja, también abonados. Pero se encontró con que uno de los asientos que le pertenecía, estaba ocupado. Cuando reclamó, el hincha que estaba en dicha butaca sacó su entrada de protocolo, comprada en la reventa. Tenía misma fila, mismo asiento. Todo podría haber quedado en una simple anécdota, pero cuando Guillermo F. reclamó a las autoridades, lo ningunearon y lo patotearon. Entonces, dos días después decidió hacer la denuncia judicial por estafa. Quizás él no lo sabía pero estaba dando comienzo a la mayor causa por defraudaciones y estafas por reventa de entradas que engloba a barrabravas, dirigentes, policías y hombres ligados al Gobierno. Una bomba mucho mayor que la que explotó en Boca a mediados de año y que llevó ahora al fiscal José María Campagnoli a pedir el allanamiento del club, de los domicilios particulares y las detenciones de Daniel Passarella, Diego Turnes, Gustavo Poggi, ex responsable del área de socios, Eduardo Rabufetti, ex vocal ligado al Kaiser, Andrés Montinero, gerente de Top Show (empresa encargada de hacer el canje de entradas de socios), los oficiales Alejandro Rivaud, ex capo de la división barras de la Federal, y Alejandro Hayet, hijo del ex jefe de Asuntos Internos de la Federal, y los capos barras Martín Araujo, Guillermo Godoy, Matías Goñi y José Uequín. Sí, tremendo. Pero pidió algo más que, al parecer, selló su suerte: la detención de un ex hombre de Aguilar que según el fiscal continuó ligado a la maniobra y se llama Diego Rodríguez. ¿Quién es? El hermano de la actual Ministra de Seguridad de la Nación. Desde ese momento, la SIDE le retaceó información, el Gobierno impulsó su suspensión como fiscal y el juez de la causa, Fernando Caunedo, pisó el freno y paró los allanamientos y detenciones. Mañana se cumple el plazo para apelar esa decisión y también mañana se decide si reincorporan o no a Campagnoli a su rol. La ex dirigencia de River sabe que su futuro depende de este movimiento clave.
Las constancias de la causa, que cuenta con tres cuerpos y 494 fojas, tiene pruebas espeluznantes sobre la movida de la reventa y cómo River defraudaba a sus propios asociados en beneficio de un negocio que se repartían barras y dirigentes. Según se pudo establecer por escuchas telefónicas, seguimientos personalizados y oficiales de la Metropolitana infiltrados en la barra, la maniobra consistiría en que el registro de socios que estaba a cargo de Gustavo Poggi entregaba un pen drive con datos de más de 10.000 socios que habitualmente no concurren al estadio y los tickets que les corresponden: en vez de entrar al circuito de canje vía web, iban directamente a manos de la barra. Para esto, el empleado de Top Show hacía un registro ficticio como si el canje efectivamente se hubiese concretado. Y entre martes y jueves, Goñi, Araujo o Godoy pasaban a buscarlos por una oficina del club: cuando allí la cuestión se ponía complicada, se reunían en un lavadero de autos de la avenida Libertador llamado Manotas o en una estación de servicio de Juan B. Justo y Nicaragua.
Una vez que los capos de Los Borrachos tenían las entradas, las comercializaban por dos vías: Mercado Libre, por Internet, cuyo manejo quedaba al mando de José Uequín, alias Bolsa de Papas, y por una oficina vip ubicada en un edificio de la calle Carlos Pellegrini 27, pleno microcentro; y los días de partido en las cercanías del Monumental, donde contaban con un ejército de 57 revendedores, todos ya identificados, que recibían los tickets en los quinchos del club y el estacionamiento y tenían también una oficina sui generis en la calle Ricchieri, a tres cuadras del Monumental, pegada a la iglesia del lugar. Como para lavar sus pecados.
Para darse una idea del negocio, en una escucha Matías Goñi, número tres de la barra y hombre del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, admite haber ganado sólo para él 66.000 pesos en el último superclásico y otros 53.000 en el recital de Madonna. Por algo, aun cuando sólo tiene como trabajo ser empleado de rango bajo en la Secretaría de Industria, maneja una camioneta Dodge valuada en medio millón de pesos. Y así el resto de la barra. Araujo, el capo, posee un Chevrolet Cruze.
Según se determinó tras un año y medio de investigación, refrendado por Campagnoli y su secretario, Guido Sassoli, los barras manejaban entradas para las tribunas San Martín, Centenario, Sívori y Belgrano alta. Y aunque parezca insólito, también tienen (¿seguirán teniéndolos?) dos palcos bajo la fachada de una empresa trucha de turismo. Así queda al descubierto en la siguiente escucha entre Goñi y un alto dirigente aún no identificado, donde éste le dice: “Ojo con los palcos, que los armamos por esa empresa de turismo. Passarella y el bobo creen eso, la verdad la sabemos ustedes, Diego (¿será Turnes?), Poggi, Mancusi (ex protesorero) y yo. Vení al club a buscar eso y también 100 de San Martín, 100 de Belgrano, 300 popus y mañana te doy el saldo”. ¿A quienes metían en los palcos? Según se deduce de otras intervenciones telefónicas, a extranjeros que pagaban 300 dólares per cápita y también a gente del poder. Así, en otra escucha, del 22/3/13, los barras hablan de meter a un juez federal fanático de River ahí “porque después cuando hay algún problema, si te puede dar una mano, te la da”, y le dice a su interlocutor que le diga al magistrado “que te dé foto 4x4 y fotocopia de la primera y segunda hoja del documento y los hacemos socios a los pendejos” (en alusión a los dos hijos del juez).
La intervención de la dirigencia y de la empresa Top Show (contratada para manejar el canje) queda más en evidencia cuando por un error, meten como canjeadas para la barra entradas para socios que habitualmente iban a la cancha: estos explotaban ya que al entrar al sistema de canje, les aparecía que ya habían hecho el trámite. El estallido se producía vía redes sociales. Así, Molinero, de Top Show, le avisa a Goñi: “Muchos de los que pillamos entran al sistema y están generando un ruido tremendo. Controlá eso, boludo, porque va a explotar la bomba, ¿entendés?”. Ahí Goñi habla con alguien de River que le dice: “Venite al club y nos sentamos y armamos un listado más consistente con los socios de provincias, así no tenemos quilombo todos los domingos”. Dos días después, Goñi se ufana de tener “el nuevo pen drive”.
La plata que se mueve es tal (se habla de medio millón como si nada) que para blanquearla después en el circuito legal, los barras compran propiedades a refaccionar por medio de una sociedad anónima de testaferros para venderlas después ya recicladas. En el medio, se sobrefacturan los trabajos para justificar el dinero. Increíble.
Tanto Araujo como Godoy, Goñi y Uequín, capos de la barra, tienen cientos de escuchas comprometedoras. ¿Usted se pregunta por los dirigentes? Turnes, por ejemplo, tiene mensajes de texto arreglando reuniones con los barras para “pasar a buscar eso, acordate que ya es jueves”; lo mismo Rabuffetti, quien además acepta que usa dinero de la caja del club que luego justificaría con facturas apócrifas. ¿Y Passarella? Tiene escuchas donde justifica el uso de dinero del club para su campaña política: él mismo habilita para el superclásico con Boca 1.310 entradas para que no vayan al canje y sí a manos del ex secretario Daniel Bravo y el ex vocal Rabuffetti, y, en lo que termina siendo el escándalo mayor, está filmado por la Policía reuniéndose en el restaurante Happening el 14/11/13 con Marcelo Fígoli, el dueño de Top Show, y… sí, Matías Goñi, el hombre de la barra que negocia las entradas, que tiene los contactos políticos de alto nivel y cuyo estándar de vida demuestra que armar una sociedad con directivos y policías para revender entradas en perjuicio de los socios y verdaderos hinchas de River es un negocio fenomenal que alguien, algún día, debe parar.

Parte 2:

Escuchas que queman I


ESCUCHA 1
Semana del superclásico
Eduardo Rabufetti (ex vocal) – Daniel Passarella (ex presidente)
ER: -¿Viste Dani la fiesta que hice? Metí siete micros, 10.000 afiches. Los de Caselli me querían correr porque arregló con Rousseau. Tienen un quilombo conmigo, yo tengo 100 pibes en los quinchos ahora. Si vienen la van a pasar mal.
DP: -Espectacular.
ER: -Además hice una bandera que dice “Distacio coimero”, y donde está la S dice el signo pesos.
DP: -(Risas...) ¡Qué bueno! Qué bueno la verdad.
ER: -Si ganamos, se acabaron las elecciones, nos vemos en la cancha.
DP: -Dale, abrazo.
ESCUCHA 2
Recital de Madonna
Martín Araujo (barra) – Matías Goñi (barra)
MA: -Che, ¿cómo fue al final la altura del coso del último día?
MG: -Tenemos 19 de Fran, 3.000 del Pelado son 22, el Bolsa me dio seis son 28, tres lucas más del uruguayo son 31.000 pesos, 1.200 de Nacho y sacamos 21.000 del acceso vip. Son 53 lucas.
MA: Ibamos a sacar 50 para cada uno pero viste, la otra vez que vino hizo cinco estadios y ahora estaba difícil.
MG: -Sí, sí, pero tranqui porque el partido de Mar del Plata con Boca es de Ticketek y ahí nos salen 1500 populares. Igual, por ahora acordate, son 26.500 para cada uno. Te veo en la semana y liquidamos el tema.
MA: -Dale.
ESCUCHA 3
Canje River-Boca
Rabufetti (ex vocal) – Passarella (ex presidente)
ER: -Dani, necesito que me habilites rápido las mías, toda esa gente que te bancó que fue al acto.
DP: -A ver el listado. Tenés 510, tranquilo, ya está habilitado.
ER: -Necesito algo más.
DP: -Te puedo dar 10 más de San Martín, con estacionamiento.
ER: -Genial. ¿Bravo te pidió 1.400?
DP: -Sí, pero le habilité 800. Porque me dice que es leal, aunque hay que cuidarse porque se dice que se va con Caselli. Si hace eso, nunca más.
ESCUCHA 4
Mensaje de texto
M. Araujo (barra) – Diego Turnes (ex vice presidente)
MA: -Diego, ¿estás en el club?
DT: -Sí.
MA: -Te lo mando a Mati a buscar, acordate que ya es jueves.
ESCUCHA 5
Canje River y palcos
A. Montinero (Top Show) – M. Goñi (barra)
AM: -Mati, tuvimos un problema con la lista: muchos de los que pillamos entraban en el sistema y les salía que ya tenían asignado ticket y están haciendo quilombo en Twitter, Facebook...
MG: -Qué boludos, yo les pedí que me den bien.
AM: -Controlá la lista, boludo, que va a explotar la bomba.
MG: -Olvidate, ahora voy al club y cambiamos a todos por los de las provincias, saco el pen drive nuevo y listo.
ESCUCHA 6
Canje River y palcos (parte II)
NN (empleado del club) – M. Goñi (barra)
NN: -Tenemos un quilombo con 450 que también son de ustedes.
MG: -Los de Top Show se mandaron un moco porque no las pisaron.
NN: Nos tenemos que sentar y armar un nuevo listado más consistente para no tener este quilombo todos los domingos.
MG: -70.000 socios pusieron el usuario. Dejá 35.000 libres y de los otros 35.000 hacé la lista pilla y pisame 1.500.
NN: -Listo, dale. Hoy te doy 500: 100 San Martín, 100 Belgrano y 300 popus, y mañana pasá a buscar el resto. No levantes la perdiz que lo hacemos de camuza. Lo sabe Diego, lo saben ustedes, García, Poggi y yo, nadie más.
MG: -Olvidate.
NN: -Lo mismo con los palcos. No saben que las dos empresas de turismo son ustedes. Lo que saben son Poggi, Diego, Mancusi y yo. Passarella y el bobo creen que son empresas de turismo.
ESCUCHA 7
Facturas truchas
E. Rabufetti (ex vocal) – NN (¿?)
ER: -Vos si te preguntan por la guita para la fiesta, la movida, los afiches y eso decí que yo conseguí sponsors. Porque si ven la caja...
NN: -Sí, tranquilo.
ER: -Después yo consigo unas facturas y se compensa, ¿ok?
ESCUCHA 8
Cámaras de seguridad
M. Araujo (barra) – R. Canatelli (empleado)
MA: -Che, tenemos que meter todo eso y estamos al tanto de que hay revuelo.
RC: -Vení boludo, trae todo lo que necesitan para mañana que yo hago correr las cámaras. Pero hacelo lo más rápido posible.
MA: -Dale, nos vemos en la puerta Maratón.
ESCUCHA 9
Cerveza para los recitales
M. Araujo (barra) – Oscar (empleado)
MA: -Che, Oscar, necesito un lugar para meter las latas que tenga acceso directo al campo.
O: -No hay problema, yo tengo las llaves de la ofi que está debajo de la tribuna.
MA: -Mirá que lo que necesito seguro, que es mucho alcohol y mucha guita después.
O: -Las llaves las tengo yo, traelo cuando quieras y lo laburan con los pibes tranquilos.

Parte 3:

Barba está en remojo


Campagnoli, fiscal de la causa que fue suspendido por el Gobierno, sabrá si dan lugar a su apelación.

En sus más de 30 años en la Justicia, el fiscal José María Campagnoli tuvo causas resonantes. En los 90 fue miembro del grupo de los Centauros que resistió la colonización de la Justicia por parte del menemismo. Y en la década pasada, desde la fiscalía de Saavedra y Núñez, puso los dos ojos sobre la barra de River y su trabajo fue clave para desentrañar el crimen de Gonzalo Acro y elevar a juicio las causas por la batalla de los quinchos, la gresca del playón y más. Este año su nombre estuvo en el candelero por investigar el supuesto lavado de dinero del empresario Lázaro Báez y sus vínculos con el kirchnerismo. Pero aunque parezca mentira, la embestida oficial que lo suspendió de su cargo tiene que ver con una sola causa: la de reventa de entradas de River. Mientras el fiscal ceñía su investigación sobre los violentos, la causa avanzaba raudamente y el juez, Fernando Caunedo, le daba vía libre a todos sus pedidos. Pero en las escuchas descubrió que quien estaba vinculado al negocio ilegal era Diego Rodríguez, hermano de la ministra de Seguridad de la Nación. Y más: en una escucha, el empresario Fabio Penna le ofreció montar un negocio fantasma para lavar plata de Austral Construcciones, empresa de… sí, Lázaro Báez. Esa escucha es del 18/11/13 pero recién el 26/11, tras investigar los lazos, pidió al juez ampliar el radio de escuchas. Insólitamente, desde el 27/11, la Secretaría de Inteligencia empezó a entregar CD’s vacíos, diciendo que esos teléfonos no tenían movimiento y que apenas habían usado unos mensajes de texto sin importancia. Pero el fiscal averiguó por la empresa Personal que las líneas intervenidas habían tenido, como mínimo en el caso de la de Penna, 43 comunicaciones. A eso se le suma que en varias escuchas los directivos y barras decían “ya no usemos más estos teléfonos, que están pinchados, me lo dijeron de arriba”, y cambiaron el número.
Entonces, el fiscal pidió el allanamiento de la ex SIDE, entendiendo que de ahí venía la filtración y que le estaban boicoteando la causa. El Gobierno analizó que estaba yendo demasiado lejos y se decidió suspenderlo. Campagnoli apeló y hoy se sabrá si lo reponen. ¿Por qué es tan importante esto? Porque en su reemplazo quedó Cristina Caamaño, que viene de trabajar en la secretaria de Seguridad de la Nación. Y no parece que vaya a apelar la medida de suspender los allanamientos y detenciones de dirigentes, barras y policías. Y si no lo hace, el proceso se desinfla como pelota pinchada.
Hay más datos además que muestran al Gobierno preocupado por esta causa. Gustavo Poggi, al enterarse de la acusación, mandó a sus abogados a pedir una exención de prisión. La defensa está ejercida por los letrados Hernán del Gaizo y Fernando Pinto, quienes casualmente también son abogados de la financiera SGI, vinculada a la causa de lavado de guita de Báez. Del Gaizo, además, es integrante de la Agrupación Abogados por la Justicia Social, que se vincula a La Cámpora y cuyo máximo referente es el viceministro de Justicia de la Nación, Julián Alvarez. Y por si se ausentan, nombraron como coayudante a Nicolás Maciel, el abogado del contador de Sergio Schoklender cuando manejaba la Fundación Plaza de Mayo. Bajo este marco se entiende bastante mejor por qué, desde el poder, en vez de ir a fondo intentan tapar el sol con una mano. Que si es una mano de barra, viene manchada de sangre.

Parte 4:

Queman las escuchas II


ESCUCHA 1
Antes de Argentina-Venezuela por Eliminatorias
-Calvete: ¿Podés hablar o estás enquilombado?
-Goñi: Estoy en la secretaría haciendo algo para la jefa.
-Calvete: No me nombrés, después pegame un toquecito y nos tomamos un cafecito.
-Goñi: Hoy imposible, porque viste...
-Calvete: Ah, sí, el partido.
-Goñi: Sí, tengo que meter dos banderas que me manda...
-Calvete: ¿El jefe (por Moreno)?
-Goñi: No, Cristina, más arriba por suerte.
-Calvete: ¡Mejor!
-Goñi: Tengo que ir a Olivos a buscar las cosas y de ahí a la cancha. Llamame el lunes.
ESCUCHA 2
Bolsa de papa: -La Federal y la Metropolitana están apretando por zurda. Amenazan con meternos cartucho y mandarnos en naca.
Goñi: -Yo no hablo con nadie de ellos. A mí me chupan la pija Conductas Delictivas, Eventos Deportivos (por las dependencias supuestamente antibarras de la Federal). Estuve una hora y media en Balcarce 50 (sede, sí, de la Casa Rosada) y vos me venís a hablar de estos pelotudos. Mientras esté Cristina Kirchner, me lo aseguraron hoy, no me pasa nada, ni a mí, ni a Guillermo, ni a Martín, ¿entendés?




Y ESTAS VENIAN DEL DOMINGO...

ESCUCHA 1
Semana del superclásico
Eduardo Rabufetti (ex vocal) – Daniel Passarella (ex presidente)
ER: -¿Viste Dani la fiesta que hice? Metí siete micros, 10.000 afiches. Los de Caselli me querían correr porque arregló con Rousseau. Tienen un quilombo conmigo, yo tengo 100 pibes en los quinchos ahora. Si vienen la van a pasar mal.
DP: -Espectacular.
ER: -Además hice una bandera que dice “Distacio coimero”, y donde está la S dice el signo pesos.
DP: -(Risas...) ¡Qué bueno! Qué bueno la verdad.
ER: -Si ganamos, se acabaron las elecciones, nos vemos en la cancha.
DP: -Dale, abrazo.
ESCUCHA 2
Recital de Madonna
Martín Araujo (barra) – Matías Goñi (barra)
MA: -Che, ¿cómo fue al final la altura del coso del último día?
MG: -Tenemos 19 de Fran, 3.000 del Pelado son 22, el Bolsa me dio seis son 28, tres lucas más del uruguayo son 31.000 pesos, 1.200 de Nacho y sacamos 21.000 del acceso vip. Son 53 lucas.
MA: Ibamos a sacar 50 para cada uno pero viste, la otra vez que vino hizo cinco estadios y ahora estaba difícil.
MG: -Sí, sí, pero tranqui porque el partido de Mar del Plata con Boca es de Ticketek y ahí nos salen 1500 populares. Igual, por ahora acordate, son 26.500 para cada uno. Te veo en la semana y liquidamos el tema.
MA: -Dale.
ESCUCHA 3
Canje River-Boca
Rabufetti (ex vocal) – Passarella (ex presidente)
ER: -Dani, necesito que me habilites rápido las mías, toda esa gente que te bancó que fue al acto.
DP: -A ver el listado. Tenés 510, tranquilo, ya está habilitado.
ER: -Necesito algo más.
DP: -Te puedo dar 10 más de San Martín, con estacionamiento.
ER: -Genial. ¿Bravo te pidió 1.400?
DP: -Sí, pero le habilité 800. Porque me dice que es leal, aunque hay que cuidarse porque se dice que se va con Caselli. Si hace eso, nunca más.
ESCUCHA 4
Mensaje de texto
M. Araujo (barra) – Diego Turnes (ex vice presidente)
MA: -Diego, ¿estás en el club?
DT: -Sí.
MA: -Te lo mando a Mati a buscar, acordate que ya es jueves.
ESCUCHA 5
Canje River y palcos
A. Montinero (Top Show) – M. Goñi (barra)
AM: -Mati, tuvimos un problema con la lista: muchos de los que pillamos entraban en el sistema y les salía que ya tenían asignado ticket y están haciendo quilombo en Twitter, Facebook...
MG: -Qué boludos, yo les pedí que me den bien.
AM: -Controlá la lista, boludo, que va a explotar la bomba.
MG: -Olvidate, ahora voy al club y cambiamos a todos por los de las provincias, saco el pen drive nuevo y listo.
ESCUCHA 6
Canje River y palcos (parte II)
NN (empleado del club) – M. Goñi (barra)
NN: -Tenemos un quilombo con 450 que también son de ustedes.
MG: -Los de Top Show se mandaron un moco porque no las pisaron.
NN: Nos tenemos que sentar y armar un nuevo listado más consistente para no tener este quilombo todos los domingos.
MG: -70.000 socios pusieron el usuario. Dejá 35.000 libres y de los otros 35.000 hacé la lista pilla y pisame 1.500.
NN: -Listo, dale. Hoy te doy 500: 100 San Martín, 100 Belgrano y 300 popus, y mañana pasá a buscar el resto. No levantes la perdiz que lo hacemos de camuza. Lo sabe Diego, lo saben ustedes, García, Poggi y yo, nadie más.
MG: -Olvidate.
NN: -Lo mismo con los palcos. No saben que las dos empresas de turismo son ustedes. Lo que saben son Poggi, Diego, Mancusi y yo. Passarella y el bobo creen que son empresas de turismo.
ESCUCHA 7
Facturas truchas
E. Rabufetti (ex vocal) – NN (¿?)
ER: -Vos si te preguntan por la guita para la fiesta, la movida, los afiches y eso decí que yo conseguí sponsors. Porque si ven la caja...
NN: -Sí, tranquilo.
ER: -Después yo consigo unas facturas y se compensa, ¿ok?
ESCUCHA 8
Cámaras de seguridad
M. Araujo (barra) – R. Canatelli (empleado)
MA: -Che, tenemos que meter todo eso y estamos al tanto de que hay revuelo.
RC: -Vení boludo, trae todo lo que necesitan para mañana que yo hago correr las cámaras. Pero hacelo lo más rápido posible.
MA: -Dale, nos vemos en la puerta Maratón.
ESCUCHA 9
Cerveza para los recitales
M. Araujo (barra) – Oscar (empleado)
MA: -Che, Oscar, necesito un lugar para meter las latas que tenga acceso directo al campo.
O: -No hay problema, yo tengo las llaves de la ofi que está debajo de la tribuna.
MA: -Mirá que lo que necesito seguro, que es mucho alcohol y mucha guita después.
O: -Las llaves las tengo yo, traelo cuando quieras y lo laburan con los pibes tranquilos.

Parte 5: 

¿Se desinfla?




El juez federal Pablo Cayssials rechazó la cautelar presentada por Campagnoli, el fiscal que lleva adelante la investigación de la reventa de entradas de River. "No queda ninguna duda de que va a triunfar la justicia", dijo su abogado, el Dr. Gil Lavedra, después del fallo.

El Juzgado en lo Contencioso Administrativo Federal Nro. 9, a cargo de Pablo Cayssials, rechazó la medida cautelar presentada por el fiscal José María Campagnoli para ser reincorporado a sus funciones luego de que fuera suspendido por iniciativa de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó. 
"El juez entiende que no hemos acreditado la evidencia necesaria y que se necesita mayor tiempo de debate. Nosotros pensamos que es una decisión equivocada", dijo el Dr. Ricardo Gil Lavedra, abogado de Campagnoli, un rato después de que se diera a conocer el fallo. Además, sostuvo que "es una suspensión irracional y arbitraria" y explicó que "el amparo sigue" y que van a analizar qué hacer con la cauteral denegada: "Campagnoli sabía que era difícil, pero tenía la esperanza de volver a trabajar a la fiscalía. No queda ninguna duda de que va a triunfar la justicia". 
Campagnoli lleva adelante una investigación ligada a la reventa de entradas en River que involucra a varios integrantes de la ex Comisión Directiva -como Daniel Passarella y Diego Turnes-, a Andrés Montinero -gerente de Top Show- , a los oficiales Alejandro Rivaud -ex capo de la división barras de la Federal- y Alejandro Hayet -hijo del ex jefe de Asuntos Internos de la Federal-, a los capos barras Martín Araujo, Guillermo Godoy, Matías Goñi y José Uequín y al hermano de la actual Ministra de Seguridad de la Nación, Diego Rodríguez.
Sin el fiscal Campagnoli, la investigación corre riesgo de desinflarse. ¿Por qué? Porque en su reemplazo quedó Cristina Caamaño, que viene de trabajar en la Secretaría de Seguridad de la Nación, y no parece que vaya a apelar la medida de suspender los allanamientos ni las detenciones. Campagnoli, mientras tanto, tendrá que definir los pasos a seguir ante la inminente feria judicial. ¿Qué alternativas le quedan? Insistir con la cautelar ante la Cámara o ir con un per saltum a la Corte Suprema.

Parte 6:

"Mi viejo los quiere conocer así ya arreglamos todo"


El textual de Emiliano Díaz en diálogo con Martín Araujo, capo de los Borrachos, revela la relación del cuerpo técnico, jugadores y dirigentes con la barra. Más escuchas explosivas...

Emiliano: Hola Martín, habla Emiliano.
-Martín: ¿Qué hacés, loco?
-Emiliano: Bien, ¿vos?
-Martín: acá, saliendo del banco. ¿Ya entrenaron?
-Emiliano: Sí, sí, tenemos que recuperar la onda. Escuchá, ¿vas a andar por Ezeiza mañana?
-Martín: Si está tranqui por la prensa, me mando.
-Emiliano: Mañana prensa no hay, así que venite y charlan un poco. Cortamos a las 12, ahí estamos libres.
-Martín: Listo, así hablamos con tu viejo, como te dije la otra vuelta, para conocerlo.
-Emiliano: Sí, mi viejo los quiere conocer, también, porque viste, así ya arreglamos todo.
-Martín: Olvidate, quedate tranquilo que mañana a las 12 estoy allá.
-Emiliano: Dale bestia. Abrazo.
-Martín: Abrazo.
Emiliano es Emiliano Díaz, el hijo del Pelado. Martín es Martín Araujo, el líder de Los Borrachos del Tablón. El diálogo que grabó la Secretaría de Inteligencia y escuchó el área de investigaciones de la Policía Metropolitana dura apenas 1,45 minutos. Parece nada. Es el tiempo que uno usa en lavarse los dientes. O, a veces, en dejar en claro la trama de relaciones que une a los barras con los cuerpos técnicos en la Argentina. De qué hablaron aquel día, sólo lo saben ellos. Qué tenían que arreglar, según palabras del propio Emiliano, algunos podrán suponerlo. Más si se tiene en cuenta que cuando el Pelado estaba fuera de River, la barra puso una bandera con su rostro y el de Angel Labruna para presionar por la vuelta. Más si se tiene en cuenta que apenas asumió, hay una escucha de diciembre de 2012 entre el ex dirigente Eduardo Rabuffetti y Araujo en la que el directivo le dice: “Vamos a llamarlo a Emiliano y decirle ‘los pibes de la barra se quieren juntar con vos, con tu viejo, para charlar un par de temas’. Y ahí nomás lo vamos a encarar, yo voy a tener los números de cuánto firmó el contrato”. A confesión de partes… Aunque también es cierto que en las últimas fechas de este flojísimo Inicial 2013, las voces de la Sívori alta no bramaron su apoyo al DT.
Como si fuera poco, hay otra escucha inserta en el CD número 12 de la causa, en la que queda claro que la barra se alojó en el hotel del plantel cuando River jugó en la Sudamericana contra Liga de Loja y allá Araujo se vio con Marcelo Escudero, el otro ayudante de campo de Ramón. De estas relaciones peligrosas está compuesto el fútbol argentino.
Pero el vínculo no es únicamente con el cuerpo técnico. En la causa también hay evidencias de un trato frecuente con el plantel. Y hasta de presionar a algunos players porque suponen que le están errando al arco para perjudicar al DT. Uno que lo sufrió fue Rodrigo Mora. En una de las intervenciones telefónicas queda claro que los seis referentes máximos de Los Borrachos se dieron una vueltita por Ezeiza después de que un jugador les avisara que algunos no se aguantaban más al DT. Y como River venía de sequía goleadora, apuntaron a los delanteros. La situación con el uruguayo, según cuentan, se puso tensa y Mora, demostrando garra charrúa, los terminó frenando. “¿Qué decís? Yo estoy siempre concentrado y si mañana hago un gol, no es porque vinieron ustedes, que les quede claro”. Lamentablemente, Mora no hizo goles y Ramón lo separó del plantel.
También hubo un toco y me voy con Teo Gutiérrez, aunque según se desprende de la causa, al diamante negro lo trataron con mayor delicadeza y el colombiano los hizo pasar de largo con una finta como si fueran defensores rivales. Claro que tras la apretada al plantel, después habrían pasado a ver a Ramón. Así, en una escucha del 31/10/13 entre el ex vocal de Aguilar, Diego Rodríguez, que seguía vinculado a la barra, y un tercero no identificado, Rodríguez le cuenta sobre la visita y después afirma: “Los dos que manejan se fueron a hablar con el técnico. Le dijeron ‘nos prometiste esto, arreglamos esto con tu hijo y aún no cumpliste’. Y el Negro les pidió la escupidera y que lo aguanten hasta diciembre”.
Otro caso que queda al descubierto es el de Trezeguet, quien ya había hecho público que tenía buena onda con la barra. En este caso, cuando le ponen el trapo de traidor el 2/12/12 frente a Lanús, el punta llama a Araujo para pedirle explicaciones y éste le dice que la barra no fue, que es un tema político y que si quiere, le averigua de dónde viene. Todo en un trato francamente demasiado cordial, el mismo que entre los barras aseguraban tener con el Pelado Almeyda.
Otro dato tremendamente explosivo salta también en ese partido y tiene que ver con la incentivación en el fútbol. Se definía el torneo inicial 2012 y en la fecha 18ª, River recibía a Lanús. El Granate peleaba el título con Vélez, que a la sazón terminaría campeón. Llegaba al Monumental dos puntos abajo del Fortín. El partido se jugó el 2/12/12 y River ganó 1-0, con gol de Mora. Al día siguiente, Matías Goñi llama a Araujo y se produce el siguiente diálogo.
-Goñi: ¿Sabés por qué ganaron ayer, boludo? Porque les bajaron 500 lucas, Martín.
-Araujo: Sí, sabía, me enteré ayer que les habían puesto una buena torta.
-Goñi: Bueno, loco, andá y pedile 200 lucas o que se pudra todo.
-Araujo: Hay que averiguar bien quién hizo la movida, ¿entendés? Eso es tema jugadores, ningún dirigente. Dejame ver.
¿Qué validez tiene este diálogo para ir contra el plantel, dado que la incentivación está penada en los reglamentos de la AFA? Ninguna, ya que es entre dos barras. Aun cuando en el rubro, este tema parece moneda corriente.
Lo que sí tiene validez judicial es el último tema que se desnuda en la causa sobre la relación barras, dirigentes, jugadores y representantes y que supera toda capacidad de asombro. Y tiene que ver con pibes de Inferiores que mete la barra en el semillero de Núñez. Cosas que siempre se suponen y que esta vez quedan constatadas en el proceso. Si usted es hincha de River, tome aire, mucho, siéntese, y lea lo que sigue entre el ex directivo Rabufetti, quien era el presidente del fútbol amateur, y el jefe de la barra.
Rabufetti: Ahí hablé con el que anota en AFA y le dije que tiene que volver a anotar al pibe que mandó el Ciruja ( NdR: es otro barra de primera línea). Le aclaré que a ese pibe lo habían pedido ustedes y le dije “fíchalo en AFA o vas a tener problemas”.
-Araujo: ¿Está todo bien entonces? -Rabufetti: Sí, le dije “sacá a cualquier otro pero a éste lo pidieron los pibes de arriba. Si ustedes quieren hacer alguna tramoya, meter algún jugador que es de ustedes es otro tema, pero a éste me lo pidieron los pibes y no me lo tocás”.
-Araujo: Perfecto, se la tiene que comer.
Este diálogo es sólo la punta de un iceberg, y de uno bastante grande. Porque también hablan de dos representantes de Inferiores que supuestamente les deben plata. A uno lo nombran como Pedrozo y podría ser Gustavo Pedrozo, que supo tener chicos de su representación en las Juveniles del Millo. Y en la escucha Rabuffeti le dice a Araujo: “Tengo todo el detalle, se llevó 164 lucas por los jugadores y ahí hay 60 lucas nuestras y se hace el otario. Tenía los cheques rechazados y yo hablé con Cuca y se los liberé. Y cobró y desapareció hace un mes. Un hijo de puta, si le dimos resarcimientos económicos de jugadores que ni representa, cobró 8.000 dólares por Casquete que no es de él. Y ya se había llevado otras cincuenta antes. Se hizo 250 lucas, nos tiene que traer 60. Ah, y con Sabbag ( NdR: por Pablo, el representante) algo vamos a tener que hacer, ganó millones con Ocampos y todavía no nos trajo nada. Esa rata… algo le vamos a tener que hacer”. La respuesta de Araujo es corta, pero contundente: “Está bien”. ¿Qué le irían a hacer? Eso, lector, imagíneselo usted.

Parte 7:



Eder Alvarez Balance





En otra escucha, Passarella pide una oferta trucha por Balanta para maquillar números.

Que los clubes dibujan sus balances para que el quebranto sea, si es que se puede, menos escandaloso, es una verdad de Perogrullo. De hecho, la nueva administración de River asegura que el pasivo de la gestión Passarella es muy superior a lo que dicen los números oficiales. Se entiende: alguna vez valuaron a Rogelio Funes Mori como si fuera el nuevo Messi. Y sobre estas maniobras fraudulentas, la causa por reventa también entrega una escucha tremenda del propio Passarella. Está en el CD 13 que grabó la Dirección de Observaciones Judiciales de la SIDE y se produjo el 14/11/13. Y es explosiva.
-Passarella: Necesito una oferta de un club con fecha del 26 ó 27 de agosto de este año, válida por diez días de seis millones de euros por Balanta y yo te la contesto inmediatamente al otro día.
-Ricardo: Ok. ¿Pero por qué 26 ó 27 de agosto?
-P: La tenés que hacer en esa fecha, que ya pasó, la necesito para eso, vos entendés. Hacela por seis millones de euros y yo al otro día te contesto. ¿Sí?
-Ricardo: Sí, listo.
¿Quién es Ricardo? En el mundo River las miradas apuntan al empresario Ricardo Cosentino. ¿Por qué la insistencia de la fecha? Los balances se arman desde el 1/9 hasta el 31/8, ése es el período fiscal que toman. Y con la oferta trucha por Balanta, de 50 millones de pesos a valor del euro oficial, los números cierran de otra manera. De mentira, claro, pero eso a nadie parece importarle.

Parte 8:

Es venís Rousseau



La causa por la reventa de entradas te canta la justa: Adrián Rousseau jamás dejó la barra. Tiene llamados con la cúpula Borracha manejando la reventa de tickets.

La barra de River fue, siempre, un monstruo de mil cabezas. Pero entre ellas hubo dos que sobresalieron para la opinión pública: Alan Schlenker y Adrián Rousseau. El primero fue condenado a cadena perpetua por el crimen de Gonzalo Acro. El segundo, con varias causas judiciales en trámite y derecho de admisión, se bajó del paraavalanchas. Pero ninguno de los dos son ajenos al mundo River. En la causa por la reventa de entradas, una escucha vincula a Schlenker con uno de los dirigentes más complicados en el caso, Eduardo Rabuffetti. Pero el que aparece en toda su dimensión es Rousseau: un policía de la Metropolitana encargado de infiltrarse en la barra, detalla cómo el supuesto ex capo y actual corredor de motociclismo, se reúne con quienes manejan a Los Borrachos monitoreando el tema de los tickets que salen por vía ilegal.
A él se llegó por pistas que surgían en las conversaciones de Martín Araujo, Matías Goñi y Guillermo Godoy, el trípode donde se asienta el poder de la tribuna Sívori. En esos diálogos se estableció que los lugares de reunión eran una estación de servicio de Juan B. Justo y Honduras, y un lavadero de autos de La Pampa y Figueroa Alcorta, llamado Manotas. Y que en este último lugar se reunirían días antes del superclásico en el Monumental. Hasta ahí fue un policía de civil que hizo guardia y cerca de las 22 horas vio que ingresaba Adrián Rousseau en una Toyota Hilux. Al rato salió y fue hasta la confitería El Aguila, frente a River, donde estuvo unos minutos, retirando cosas que le acercaban dos personas que habían salido del club. De ahí volvió al lavadero donde lo esperaban otros cuatro barras, que le rendían sobres y al toque anotaba números y nombres en un cuaderno.
Con este panorama, en la foja 287 del proceso judicial se lee un informe del Comisionado Carlos Antonio Garaventa, del Area de Investigaciones de la Comuna 12 de la Policía Metropolitana, quien escribe textualmente: “El usuario Matías (por Goñi) y el usuario Martín (por Araujo) reciben y se comunican en reiteradas oportunidades con Hugo Adrián Rousseau, con quien mantienen conversaciones referentes a reventa de entradas y manejo de las filiales del club River Plate, manifestando que se encontrarían personalmente en los locales denominados El Aguila y Manotas”. Lo que más tarde fue corroborado por un suboficial de la fuerza.
Cabe recordar que Rousseau estuvo por detrás del armado de la campaña para presidente de Daniel Passarella en 2009, y para ello contó con la ayuda de la facción de Los Patovicas de Hurlingham. Pero una vez que el Kaiser ganó, el capo barra arregló la continuidad de Araujo, Goñi y Caverna, a quienes les había confiado la barra tras el crimen de Acro. Y él, por lo visto, seguía con el manejo en las sombras.
En el último acto eleccionario, la barra se declaró prescindente aunque Rousseau jugó fuerte para un candidato que resultó perdedor. Se verá ahora cómo se reordena el mapa de los violentos y sí Rodolfo D’Onofrio cumple con su eslogan de campaña de no pactar con los delincuentes. Para esto, cuenta con un escenario ideal: Los Borrachos irán a juicio por dos causas en este 2014 (la apretada a Sergio Pezzotta en el partido de la Promo contra Belgrano en 2011 y el ataque con armas blancas a un representante de jugadores de Inferiores, en 2012). Y además, están hasta las manos por la reventa de tickets. Si existe un momento de limpiar el club y la tribuna, es éste.

Parte 9:

Me arrepiento de este amor...

El Colimba Di Muzzio fue ladero de Adrián Rousseau hasta 2010. Fuera de los Borrachos, dio detalles en la Justicia sobre la reventa involucrando a CD y barras.

Los colimbas se divierten fue un hit de Olmedo y Porcel filmado en 1986. Durante varios años, Héctor Daniel Di Muzio, alias Colimba, siguió al pie de la letra el argumento de la peli: la pasaba bomba haciendo negocio con la barra de River, de la que fue miembro en toda la década pasada hasta que tras varias causas judiciales, quedó fuera a mediados de 2010. Despechado y a sabiendas de la existencia de la causa por reventa de entradas, el Colimba, quien secundaba a Adrián Rousseau en la tribuna, rompió el silencio y se convirtió en el primer arrepentido del proceso. Y en sede judicial hizo una declaración considerada fundamental, donde acusa a los capos y a la dirigencia de ser socios en el negocio de la reventa.
“Empecé a ir a River a los 13 años y me hice amigo de Héctor Caverna Godoy, el Uruguayo Gustavo Larrain, al que también lo conocía como Pecho Paloma, y Martín Araujo, a quien le decíamos Martín de Ramos o Jazmín. Ellos me dieron un carnet que siempre estaba al día. Los tres dirigen hoy la barra y manejan toda la reventa de entradas, que consiguen por medio de la dirigencia. Siempre antes de cada partido, les bajaban tickets para todos los sectores, incluyendo plateas laterales altas y bajas, que se colocaban en reventa por distintos canales, siendo el principal los alrededores del estadio, donde hay un acuerdo con la Policía para poder trabajar tranquilos. Después, en la zona del estacionamiento, los revendedores que son como 50 les rinden la plata a Araujo, Caverna y Larrain. Así fue hasta que yo me mantuve en la barra en junio de 2010”, declaró Di Muzio en la fiscalía contravencional de Núñez a cargo del doctor Norberto Brotto, y cuyas actuaciones fueron anexadas al proceso que llevó el fiscal Campagnoli.
Los dichos del Colimba tuvieron su correlato en la realidad: a partir de su testimonio, la Policía montó una guardia en los partidos de River y descubrió un ejército de 57 revendedores que trabajaban en el radio del Monumental y que tenían una oficina en Udaondo y Ricchieri, al lado de la iglesia de la zona. A éstos les decomisaron los tickets y la mayoría, resultó ser de protocolo, lo que también dio crédito a la declaración de Di Muzio sobre la injerencia de la dirigencia en el negocio.
El Colimba no fue un barra más. Conectado a la intendencia de Vicente López, cayó detenido dos veces por violencia en el fútbol y una vez por reventa de entradas. Y en 08 fue agredido por la facción del Oeste, que lo consideraba el ladero más fiel de Adrián Rousseau por entonces.

Fuente: Gustavo Grabia - Olé

Notas Relacionadas

turnes 315371430084511036

¿Quién debería llevar la 10?

Recibí las noticias en tu mail

item